La buena mentira

la Buena MentiraRecomendada: 4º ESO, BACHILLERATO y CICLOS.
  • Temas: refugiados, guerra, víctimas, acogida.
  • Director: Philippe Falardeau
  • Año: 2014
  • Título original: The Good Lie
  • País: EEUU
  • Reparto: Reese Witherspoon, Corey Stoll, Ger Duany y Arnold Oceng
  • Género: Drama, denuncia.
  • Guión: Margaret Nagle

Una película para quien crea en la bondad humana. Basada en hechos reales, y la trama se centra en una mujer americana, a la que da vida Reese Witherspoon, una trabajadora social que tiene que ayudar y dar cobijo a cuatro jóvenes refugiados de Sudán conocidos como “Los niños perdidos de Sudán”, y que gracias a un sorteo, han conseguido un traslado a los Estados Unidos. Pronto entablan una buena amistad, además, los chicos deberán adaptarse a una nueva vida, que nada tienen que ver con la que dejaron en su país de origen.

Philippe Falardeau aborda como director el drama de los niños perdidos de Sudán a través de la efectiva historia de la guionista Margaret Nagle.

La buena mentira nos acerca de forma conmovedora y edulcorada una de las realidades más vergonzosas y brutales de la humanidad: la sinrazón del dolor, la muerte y la miseria de pueblos inocentes arrasados por guerras absurdas que no comprenden e ignorados por un primer mundo que les vuelve la espalda. Puede que nos lo acerque de una manera poco profunda, pero lo consigue, y eso sin duda es un mérito nada desdeñable.

El cine de buenos sentimientos no tiene por qué ser, a priori, peor o menos útil como arma de concienciación que el cine de denuncia social. A fin de cuentas, las personas deberían siempre estar por encima del mensaje, cuidando, eso sí, que no se diluya o tergiverse eso de lo que se pretende hablar. ‘La buena mentira’ tiene muy claro de qué quiere hablar (ese a veces imposible concepto de la tierra prometida) y qué quiere denunciar (la insolidaridad inherente e inconsciente del mundo occidental respecto a eso cada vez más global llamado Tercer Mundo). Esta película apuesta por el humanismo, por pequeños y a veces imperceptibles gestos, por una inquebrantable confianza en el ser humano, en su bondad.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.