Colonia urbana Berakah

Pruebas un año y repites al siguiente, y al siguiente, y al siguiente… Cuando algo nos gusta, nos deja satisfechos, nos llena por dentro y nos hace sentir útiles, entonces es cuando sabemos que ha merecido la pena el esfuerzo. Y con esa sensación dimos por finalizada la colonia todos aquellos que formamos parte de ella.

La colonia Berakah da comienzo meses antes de que los niños lleguen corriendo llenos de entusiasmo cada mañana a los locales de Betania, da comienzo con el planteamiento de unos objetivos y una elaborada programación llena de actividades y talleres por hacer. Como guía, el lema Atrévete a tocar el cielo y a partir de ahí nos atrevemos a ser diferentes, a ser felices y a cambiar el mundo.

Cada día de la colonia tratábamos de educar a un grupo de niños revoltosos, rebosantes de energía y con gran carácter, intentábamos enseñarles valores y hacerles disfrutar de esas tres semanas de verano, y sabíamos que todo había salido bien, cuando les veíamos marchar a sus casas sonrientes, contentos con la manualidad que se llevaban a casa, o charlando con el nuevo amigo que habían hecho.

Personalmente, comencé un verano hace ya unos 6 años como una monitora inexperta y adolescente que no sabía lo que hacía frente a lo que yo veía como un grupo de pequeños salvajes, pero disfrute de cada momento y no pude evitar al año siguiente volver con más ganas aún y así consecutivamente. Y después de años, aquí sigo como muchos otros enganchada a Berakah, con más experiencia, mas aprendizaje y más cosas por ofrecer, porque en mi opinión engancha… es un lugar donde aportar tu granito de arena y esta colonia se forma de pequeños detalles, porque muchas pequeñas aportaciones hacen que sea posible. Es inevitable no darse cuenta de que dando un poquito de tu tiempo, estas aportando muchísimo más de ti. Año tras año los niños te recuerdan, te demuestran su cariño, y si llegas como nuevo monitor en seguida se encargan de hacerte saber que te aprecian, que se lo pasan genial y disfrutan con cada actividad y cada tontería que hagas.

En definitiva creo que es mayor lo que te llevas que lo que dejas, en los locales de Betania se quedan las horas invertidas, los restos de un gran torbellino de gente, las risas, los juegos y el cansancio diario, pero a cambio te llevas un enriquecimiento personal, nuevos y grandes amigos, buenos momentos, ideas, y una gran reserva de sonrisas para afrontar todo aquello que este por venir.

Estitxu Aguiriano (Equipo Colonia Berakah )

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*