Solasean: Los Jóvenes vistos por los jóvenes

El viernes 24 de febrero en el Teatro del Centro Cívico Hegoalde de Vitoria-Gasteiz, tuvo lugar el Coloquio Joven-Solasean, que la Delegación diocesana de pastoral con jóvenes lleva realizando anualmente desde el 2005. En este encuentro tratamos de generar un diálogo reflexivo e implicativo sobre temas de fondo que interesan a los jóvenes, que tocan su vida y contenidos de la fe cristiana.

El tema sobre el que se ha profundizado este año ha sido “los jóvenes vistos por los jóvenes”, porque lo primero que hay que hacer para conocer a los jóvenes es acercarse a ellos y escucharles.

Solasean han sido tres horas intensas, cuyo ritmo ha marcado la presentadora y moderadora (Maider), para adentramos en la visión que los jóvenes tienen de sí mismos a través del coloquio y testimonio de cinco jóvenes (Judith, Yanina, Dani, Alba y Arturo), de la opinión del público, de la proyección de videos, de la lectura de los relatos ganadores del concurso, de la visualización de las fotos ganadoras, de la obra teatral “Desmitificando a los jóvenes” realizada por el grupo Txiripas, y del concierto y testimonio de Nico Montero.

La dinamicidad y la velocidad están muy presentes, porque de este modo, al estilo de cómo los jóvenes manejan Internet, somos capaces de abrir muchas ventanas, de interactuar con otros, de compartir información y vida… y al final, integrar todo eso a favor de nuestro crecimiento.

Parte previa y motivadora a Solasean han sido los concursos para jóvenes de relato breve y fotografía. Estos concursos son muy importantes porque nos sirven para conocer de primera mano lo que piensan o sienten los jóvenes sobre el tema tratado.

El Coloquio Joven lo dividimos en dos bloques. En el primero reflexionamos brevemente sobre seis ámbitos importantes para los jóvenes y donde se desarrolla gran parte de su vida: las relaciones interpersonales (amigos y familia), las nuevas tecnologías, ocio, compromiso, estudios y trabajo, experiencia de Dios y religión. En el segundo bloque, después del descanso, los cinco jóvenes protagonistas del Coloquio nos dieron su opinión respecto a algunas de las características que definen a los jóvenes según un estudio sociológico de la Fundación Santa María que publicó en el 2010: consumistas, rebeldes, excesivamente preocupados por la imagen, idealistas, generosos, con poco sentido del deber, leales en la amistad, pensando sólo en el presente, poco sentido del sacrificio y tolerantes. Las distintas opiniones a la hora de identificar a los jóvenes con estas características dejan claro que ni todo es blanco, ni todo en negro, sino que la vida y la realidad juvenil está llena de colores y de tonalidades.

En su conjunto, lo expresado en el coloquio, en los relatos breves y las fotografías de los concursos, en la obra de teatro y en el concierto, son una invitación a mirar con optimismo a los jóvenes. Los adultos, y también muchos jóvenes, cuando describimos a la juventud, tendemos a ver la botella medio llena. Pasamos rápidamente por lo positivo y nos detenemos en lo negativo. Sin embargo, cuando miramos y escuchamos con atención, cuando no nos quedamos en la superficie, en lo superficial, sino que nos adentramos más allá, descubrimos que la botella está medio llena. La superficie es lo que primero y más fácil se ve, pero si somos capaces de entrar en la profundidad de la identidad y vida del joven, veremos la tierra buena sobre la que la semilla del Evangelio puede arraigar para crecer y dar fruto abundante.

César Fernández de Larrea

Delegado diocesano de Pastoral con Póvenes

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*