El 40% de los muertos o desaparecidos en Myanmar son niños

El 40% de los muertos o desaparecidos en Myanmar tras el paso del ciclón tropical ‘Nargis’ el pasado fin de semana son niños, según informó el jueves la ONG Save the Children. Por el momento, se estima la muerte de 100.000 personas y alrededor de un millón de habitantes se han quedado sin hogar, aunque los desplazados de la ONG al lugar temen que las cifras sean mayores a las ofrecidas por las autoridades.

El director de Save the Children en Myanmar, Andrew Kirkwood, quien comparó esta tragedia con la del tsunami de 2004, explicó que la tormenta provocó olas en muchas partes del delta del río Irrawaddy de hasta siete metros de altitud debido a los vientos huracanados.

Las zonas más devastadas son Ragoon, Pegu, Mon, Kare e Irrawaddy. A causa de las dañadas infraestructuras el acceso a muchas de estas zonas es restringido y únicamente se puede acceder en embarcaciones. Las líneas de teléfono permanecen cortadas aunque algunos teléfonos móviles funcionan y las comunicaciones vía correo electrónico son difíciles.

En este sentido, Kirkwood explicó que muchas personas no tienen acceso a agua potable o alimentos, debido a las inundaciones. Según el voluntario, si la ayuda “no llega pronto” a esas áreas “el número de muertos continuará aumentando”. Así, solicitó ayuda “de manera urgente” para ofrecerla a los niños que han sobrevivido y a sus familias.

Primeros aviones de ONU y Cruz Roja

El primer avión de ayuda humanitaria del Programa Mundial de Alimentos (PMA) llegó el jueves a la zona, cinco días después del paso del ciclón. El aparato, procedente de Italia, tomó tierra en Rangún con siete de toneladas de galletas para los damnificados, de los que se calcula que más de un millón personas han perdido sus hogares.

El PMA cuenta con que otros tres aviones, dos procedentes de Bangladesh y otro de Emiratos Árabes Unidos, puedan entrar en Birmania a lo largo del día, y espera continuar con más vuelos el viernes y el sábado, si las autoridades birmanas lo permiten.

“Se calcula que necesitan asistencia humanitaria urgente más de un millón de personas”, según un informe de la Oficina de Coordinación de la Ayuda Humanitaria (OCHA) de la ONU.

Cruz Roja también ha logrado que aterrice en Myanmar su primer avión con ayuda humanitaria, mientras otras ONG como Cáritas y Manos Unidas siguen trabajando en las zonas más devastadas a través de sus oficinas locales.

El avión de Cruz Roja transporta toldos plásticos, herramientas de construcción y otros artículos para facilitar cobijo a los damnificados, que serán distribuidos por voluntarios de esta organización en Birmania y el viernes está previsto el transporte de más ayuda humanitaria en un segundo avión desde Kuala Lumpur.

Al tiempo que llegan estas primeras ayudas internacionales, cerca de 27.000 voluntarios de la Cruz Roja de este país siguen trabajando 24 horas al día para asistir a las víctimas del ciclón, distribuyendo suministros de socorro y evaluando los daños y las necesidades de las comunidades más afectadas.

Implicación de la Iglesia local

Cáritas también está dando respuesta humanitaria a los efectos del “Nargis”, a través de un comité de ayuda a la emergencia dirigido por el arzobispo de Yangón, monseñor Charles Maung Bo, e integrado por cinco trabajadores locales de la Oficina Nacional en el terreno y de la Iglesia local.

También Manos Unidas ha enviado la primera partida de ayuda de emergencia, consistente en 50.000 euros que se canalizarán en el devastado país del sudeste asiático a través de la Oficina Nacional de Karuna (Cáritas) Myanmar Social Services (KMSS).

Recuerda que, aunque hay dificultades de acceso por carretera, a las comunicaciones telefónicas y aéreas y falta de luz, en Manos Unidas “jugamos con ventaja” al trabajar con la Iglesia católica “que actúa con gran eficacia en momentos como éste”.

Las organizaciones no gubernamentales que trabajan en el terreno explican que es fundamental el envío de materiales básicos de supervivencia como mantas, enseres de cocina, colchones, potabilizadoras de agua y alimentos y que después llegará la ayuda para la reconstrucción.

Fuente: El Mundo

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*